605 12 34 87  |  info@novecan.com

Logo Novecan blog ortopedia mascotas
Sillas de ruedas   |   Hidroterapia   |   Ortopedia   |  Fisioterapia   |   Blog   |   Contacto
Cómo ayudar a un perro con artrosis

Cómo ayudar a un perro con artrosis

Cómo ya hemos mencionado en otros posts, la artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta a los perros, especialmente a medida que envejecen. A continuación queremos darte diez consejos sobre cómo ayudar a un perro con artrosis.

10 consejos para ayudar a un perro con artrosis

1. Proporcionar una dieta adecuada y baja en grasas

El exceso de peso puede agravar los síntomas de la artritis, ya que pone una mayor presión en las articulaciones del perro. Una dieta baja en grasas puede ayudar a reducir el peso del perro de manera segura y saludable.

Además, también es importante proporcionar una dieta adecuada que contenga todos los nutrientes esenciales que el perro necesita para mantenerse saludable.

2. Proporcionar suplementos nutricionales específicos

Los suplementos como la glucosamina, la condroitina y la MSM son conocidos por ayudar a fortalecer y proteger las articulaciones del perro. También se pueden utilizar suplementos de ácidos grasos omega-3 para ayudar a reducir la inflamación y mejorar la salud articular.

3. Proporcionar un lugar cómodo y cálido para dormir y descansar

Una cama suave y acolchada es ideal para proporcionar un soporte adecuado y reducir la presión en las articulaciones del perro. Además, es importante asegurarse de que el lugar de descanso esté en un área cálida y protegida del frío y la humedad, ya que esto puede empeorar los síntomas de la artritis.

También es recomendable proporcionar algunas mantas o cojines para que el perro pueda ajustar su posición cómodamente y tener un lugar cómodo para descansar.

4. Evitar ejercicios extenuantes

Es importante entender que el exceso de ejercicio puede agravar los síntomas de la artritis, ya que pone una mayor presión en las articulaciones del perro. Sin embargo, es importante asegurarse de que el perro tenga una actividad física moderada para mantenerse saludable y ayudar a mejorar la movilidad y flexibilidad de las articulaciones.

Una actividad moderada puede ser un paseo corto por la mañana y por la tarde, un juego suave en el jardín o una sesión de terapia física controlada.

Es importante evitar actividades extenuantes como carreras, largas caminatas o saltos.

5. Medicamentos prescritos por un veterinario para aliviar el dolor y la inflamación

Los medicamentos pueden ser administrados para aliviar el dolor y reducir la inflamación en las articulaciones del perro. Los analgésicos y los antiinflamatorios son comúnmente recetados para tratar la artritis en perros.

Es importante seguir las instrucciones del veterinario al administrar estos medicamentos y no exceder la dosis recomendada. Es importante también estar al tanto de los efectos secundarios y las interacciones con otros medicamentos que pueda estar tomando el perro.

6. Terapia física y masaje para ayudar a mejorar la movilidad y la flexibilidad del perro

La terapia física puede incluir ejercicios específicos diseñados para fortalecer las articulaciones y mejorar la movilidad del perro, así como técnicas de acupresión y estiramiento. Los masajes pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor en las articulaciones, así como mejorar la circulación y el rango de movimiento del perro. Es importante que estos servicios sean realizados por un profesional capacitado y experimentado para evitar causar daño adicional a las articulaciones del perro.

7. Utilizar una rampa o silla de ruedas para facilitar su movilidad

La artritis puede dificultar el movimiento y hacer que sea difícil para el perro subir y bajar escaleras o superar obstáculos como aceras elevadas.

Una rampa proporciona una superficie plana y suave para que el perro pueda subir y bajar sin tener que saltar o escalar, lo que reduce la presión en las articulaciones.

Una silla de ruedas para perros es una alternativa si no puede usar sus patas traseras debido a la artritis, lesiones o enfermedad.

Es importante asegurarse de que la rampa o la silla de ruedas sean seguras y de buena calidad, y de que el perro esté cómodo y seguro mientras las usa.

8. Un lugar seguro y protegido al aire libre para moverse

El ejercicio al aire libre es esencial para mantener una buena salud física y mental, pero es importante asegurarse de que el lugar sea seguro y adaptado para un perro con artritis.

Es recomendable evitar caminos con superficies duras o desiguales, escaleras y otros obstáculos que puedan causar dolor o dificultad para el movimiento del perro.

En cambio, es mejor elegir áreas con césped suave, senderos de tierra o caminos de grava para reducir la presión en las articulaciones.

Además, es importante proteger al perro del clima extremo, especialmente del sol y del calor, ya que esto puede empeorar los síntomas de la artritis.

9. Proporcionar una alfombra o esterilla cálida para ayudar a mantener el cuerpo del perro caliente

Los perros con artritis pueden sentir más dolor y rigidez en las articulaciones cuando están expuestos al frío, por lo que proporcionar una alfombra o esterilla cálida puede ayudar a aliviar estos síntomas. Es recomendable colocar la alfombra o esterilla en un lugar cálido y protegido del frío, como una habitación cerrada o un área con calefacción. También se puede colocar una manta cálida encima para ayudar a retener el calor.

Es importante asegurarse de que la alfombra o esterilla sea cómoda y suave para el perro, y de que esté limpia y libre de polvo o pelusa para evitar cualquier irritación en la piel del perro.

10. Consultar con un veterinario especialista en artritis para obtener un diagnóstico preciso

Un veterinario especialista puede realizar un examen físico completo, hacer preguntas sobre la historia médica del perro y realizar pruebas para determinar la causa de los síntomas de artritis y determinar el mejor tratamiento para el perro.

Además, el veterinario especialista puede proporcionar consejos y recomendaciones sobre cambios en la dieta, ejercicios, medicamentos y otros tratamientos para ayudar a mejorar la salud articular del perro.

Es importante trabajar en colaboración con el veterinario especialista para monitorear el progreso del tratamiento y hacer ajustes según sea necesario.