Blog de Fisioterapia y rehabilitación en perros – Novecan

Tienda especializada en productos de ortopedia canina, fisioterapia e hidroterapia para perros.

Artritis Reumatoide en Perros: Comprender y Abordar esta Enfermedad Debilitante

Artritis Reumatoide en Perros: Comprender y Abordar esta Enfermedad Debilitante

La artritis reumatoide no es exclusiva de los seres humanos; también puede afectar a nuestros leales compañeros de cuatro patas, los perros. Esta enfermedad autoinmune y crónica se caracteriza por la inflamación de las articulaciones, lo que puede provocar dolor, rigidez y discapacidad en los caninos. En este post exploraremos en detalle la artritis reumatoide en perros, desde sus causas y síntomas hasta las opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué es la Artritis Reumatoide en Perros?

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que afecta el sistema inmunológico de un perro. En lugar de proteger al organismo, el sistema inmunológico ataca erróneamente las articulaciones, lo que resulta en inflamación crónica y daño a los tejidos articulares. Esta afección puede afectar a perros de todas las edades y razas, aunque es más común en aquellos de mediana a avanzada edad.

Posibles causas

La causa exacta de la artritis reumatoide en perros no se conoce por completo, pero se cree que tiene un componente genético y ambiental. Algunos factores que pueden contribuir a su desarrollo incluyen:

  • Predisposición Genética: Algunas razas, como el Pastor Alemán, el Doberman y el Bullmastiff, parecen tener una predisposición genética a la artritis reumatoide.
  • Infecciones: Infecciones pasadas o persistentes pueden desencadenar la respuesta inmunológica que lleva a la artritis reumatoide.
  • Factores Ambientales: La exposición a ciertos factores ambientales, como toxinas y productos químicos, puede aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad.
  • Factores Autoinmunes: La autoinmunidad, donde el sistema inmunológico se vuelve contra el propio cuerpo, también juega un papel importante en la artritis reumatoide.

Síntomas de la Artritis Reumatoide en Perros

Los síntomas de la artritis reumatoide en perros pueden variar en gravedad y pueden incluir:

  • Cojera y Dificultad para Caminar: Los perros con artritis reumatoide suelen mostrar cojera, rigidez y dificultad para levantarse después de descansar.
  • Inflamación Articular: Las articulaciones afectadas pueden estar hinchadas, calientes al tacto y dolorosas.
  • Cambios en el Comportamiento: Los perros con dolor crónico pueden volverse menos activos, irritables y pueden evitar ciertas actividades.
  • Pérdida de Apetito y Pérdida de Peso: La incomodidad y el dolor pueden llevar a una disminución del apetito y, en consecuencia, a la pérdida de peso.
  • Rigidez Matutina: Al igual que en los humanos, los perros con artritis reumatoide pueden experimentar rigidez matutina, lo que significa que están más rígidos y doloridos por las mañanas.
  • Cambios en la Marcha: Puede notarse una marcha anormal debido al dolor y la inflamación en las articulaciones afectadas.

En el cajo de posible dificultad para caminar, en Novecan proporcionamos las mejores sillas de ruedas para perros.

Diagnóstico

Si sospechas que tu perro está experimentando síntomas de artritis reumatoide, es fundamental consultar a un veterinario. El diagnóstico de esta enfermedad puede incluir:

  • Examen Físico: El veterinario realizará un examen físico detallado para evaluar la inflamación de las articulaciones, la cojera y otros síntomas.
  • Radiografías: Las radiografías pueden revelar daños en las articulaciones y ayudar a determinar el alcance de la enfermedad.
  • Análisis de Sangre: Los análisis de sangre pueden detectar marcadores inflamatorios y autoinmunes que sugieren la presencia de artritis reumatoide.
  • Aspiración Articular: En algunos casos, se puede realizar una aspiración articular para analizar el líquido sinovial en busca de signos de inflamación.

Tratamiento

El tratamiento de la artritis reumatoide en perros está diseñado para aliviar el dolor, reducir la inflamación y mejorar la calidad de vida de la mascota. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos Antiinflamatorios: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) pueden ser recetados para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Es importante usar estos medicamentos bajo la supervisión de un veterinario, ya que pueden tener efectos secundarios.
  • Suplementos Nutricionales: Algunos suplementos, como el sulfato de condroitina y la glucosamina, pueden ayudar a mantener la salud de las articulaciones y reducir la progresión de la enfermedad.
  • Fisioterapia y Ejercicio: La fisioterapia, incluyendo la terapia con láser y la natación, puede ayudar a mantener la movilidad y la fuerza muscular. El ejercicio suave y regular es importante para mantener las articulaciones en funcionamiento.
  • Dieta Específica: Una dieta equilibrada y rica en ácidos grasos omega-3 puede ayudar a controlar la inflamación y mejorar la salud de las articulaciones.
  • Medicamentos Modificadores de la Enfermedad: En algunos casos, los veterinarios pueden recetar medicamentos modificadores de la enfermedad (DMM) para ralentizar la progresión de la artritis reumatoide.
  • Cirugía: En casos graves o cuando otras opciones de tratamiento han fallado, la cirugía puede ser necesaria para corregir deformidades articulares o reemplazar una articulación dañada.

Cuidados en el Hogar para Perros con Artritis Reumatoide

Además del tratamiento médico, los dueños de perros con artritis reumatoide pueden tomar medidas para mejorar la calidad de vida de sus mascotas:

  1. Proporcionar una cama cómoda: Una cama suave y cómoda puede ayudar a aliviar la presión sobre las articulaciones doloridas.
  2. Controlar el peso: Mantener un peso saludable es crucial, ya que el exceso de peso puede agravar los síntomas de la artritis.
  3. Evitar el ejercicio excesivo: Asegúrate de que tu perro haga ejercicio regular, pero evita el ejercicio excesivo que pueda causar un estrés adicional en las articulaciones.
  4. Proporcionar una dieta saludable: Una dieta rica en nutrientes, especialmente en ácidos grasos omega-3, puede ayudar a mantener las articulaciones saludables.
  5. Seguir el plan de tratamiento: Es fundamental seguir el plan de tratamiento proporcionado por el veterinario, lo que incluye la administración de medicamentos según las indicaciones.

Conclusión

La artritis reumatoide en perros es una enfermedad crónica y debilitante que requiere atención médica y cuidados especiales. La detección temprana y un tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia en la calidad de vida de tu mascota. Si observas signos de artritis reumatoide en tu perro, no dudes en consultar a un veterinario para un diagnóstico y plan de tratamiento adecuados. Tu compañero peludo merece una vida cómoda y sin dolor.

En Novecan somos expertos en ortopedia para perros.

Volver arriba